domingo, 13 de febrero de 2011

Los Milagros de la Virgen del Rosario de Villaluenga

HISTORIA DE LA VERGEN DEL ROSARIO

La Virgen del Rosario se apareció en 1208 a Santo Domingo de Guzmán en una capilla del monasterio de Prouilhe (Francia), en su mano sostenía un rosario, le enseñó a rezarlo y le dijo que lo predicara por todo el mundo entre los hombres; además, prometiéndole que muchos pecadores se convertirían y obtendrían abundantes gracias.
Domingo salió de allí lleno de celo, con el rosario en la mano. El santo se lo enseñó a los soldados liderados por su amigo Simón IV de Montfort, el dirigente del ejercito cristiano, antes de la batalla de Muret, cuya victoria se atribuyó a la Virgen del Rosario, considerando que su victoria había sido un verdadero milagro. Por ello, Montfort erigió la primera capilla dedicada a esta advocación de Nuestra Señora del Rosario.
La celebración de esta fiesta conmemora en su origen el 7 de octubre por San Pío V, por la singular victoria sobre los turcos, obtenida en Lepanto por los cristianos en 1.571. Esta victoria fue atribuida a la intercesión de la Virgen del Rosario, evocada con el rezo del rosario.
Su sucesor, Gregorio XIII, cambió el nombre de su festividad al de Nuestra Señora del Rosario, y se instituirían en las parroquias las cofradías.
Durante dos siglos se mantuvo la oración del rosario, instrumento muy útil para la conversión y refuerzo de la fe de los fieles. Cuando empezó a disminuir, la Virgen se apareció a Alano de la Rupe y le dijo que reviviera dicha devoción. La Virgen le dijo también que se necesitarían volúmenes inmensos para registrar todos los milagros logrados por medio del rosario.
León XIII, cuya devoción por esta advocación hizo que le apodaran el Papa del Rosario, y por último gran parte de los Papa del siglo XX fueron muy devotos de esta advocación, y Juan Pablo II manifestó en 1978 que el rosario era su oración preferida.
La devoción Payoya hacia la Virgen del Rosario data de antes del siglo XVI, ya que por estas fechas existía una Cofradía de Ntra. Sra. Del Rosario. Esta imagen, se encontraba en la Iglesia del Salvador, en el año 1566, que luego se trasladó en el año 1734 a la Iglesia de San Miguel, después de los siglos sigue emocionando a los fieles, que la aman y la veneran.
La historia de Villaluenga del Rosario está ligada a su Virgen del Rosario, nos ha orientado durante siglos y nos ha protegido de las grandes catástrofe, epidemias, terremotos, pasando por sequias.
Quien en un momento dado no ha exclamado ¡Virgencita del Rosario ayúdame! O le ha encomendado a la Virgen la curación de sus seres queridos, incluso apaños en los noviazgos.
Bien que se le han cumplido sus peticiones, porque medio Villaluenga se ha vestido con su hábito durante muchos años, incluso para toda su vida, estos milagros reiterados nunca han salido a la luz pública, siempre han quedado en el anonimato. Aún, hoy en día se sigue agradeciéndole sus constantes gracias y favores recibidos de Nuestra Madre y Señora del Rosario, acompañándola en su recorrido con los pies descalzos, o llevando su capilla de casa en casa para su veneración. Así, que no habrá ningún hijo o hija de Villaluenga del Rosario que no tenga en su casa o en su cartera una Imagen de Nuestra Señora y Madre del Rosario.
La primera constancia que se tiene de una Imagen de la Virgen del Rosario en Villaluenga, data del siglo XVI, se le atribuía al autor que fue de la Virgen de la Oliva de Vejer de la Frontera, Martín Alonso de Mesa.
Después, en el inventario de 1733, se vuelve hablar de una restauración de la Imagen, por un discípulo de Mena (Fernando Ortiz), esta imagen se traslada de la Iglesia del Salvador a la de San Miguel en el año 1734
He aquí el acta de la colocación de la primera piedra y bendición de esta Iglesia de San Miguel, aparecía este documento como nota en el libro 8 de Bautismo, folio 50 vuelto, del archivo Parroquial de Villaluenga.
“Por decreto del Illmo. Sor. Dn. Diego de Toro Villalobos (mi señor) dignísimo Obispo de Málaga, del consejo de su Magd. Etc., se fabricó nueva Iglesia Parroquial en esta Villa de Villaluenga en la Plazuela q. le llaman el llanete, en cuios simientos pusieron la primera piedra con licencia de dho. Ilmo. Sor. Dn. Sebastián Barea,  Beneficiado, y Dn. Gil Sánchez Moscoso, Cura, ambos de dha. Villa, con la Bendiciones del Ritual Romano, nombrando por titular de dha. Iglesia a el S. San Miguel Arcángel, dia tres de Abril año de mill setecientos treinta y dos. Y en el dia veinte y uno de noviembre de mill setecientos treinta y tres años, en virtud de licencia q. se digno conceder dho Illmo. Sor. a los dhos Beneficiados, y Cura, hizo la Bendicion de dha. Iglesia el referido Dn. Sebastián Barea, Beneficiado; y en el mismo acto señaló la festiva Dedicacion de dha. Iglesia para el dia seis del mes de Febrero, para que anualmente se selebre; colocóse el SSmo. Sacramento, y la Imagen del S. San Miguel, de escultura (q. costeó del todo dho. Cura Dn. Gil Sanchez Moscoso) en el siguiente dia veinte y dos de Nov.; y celebró la primera Misa canda, en el mismo dia, dho. Beneficiado: sea para honrra y gloria de Dios Nro. Sr. y del S. San Miguel Arcángel; y para memoria lo noto en Villaluenga en veinte y dos de Noviembre de mill setecientos treinta y tres años, como Cura de dha. Iglesia Parroquial e S. San Miguel, y lo firmo Dn. Gil Sanchez Moscoso

La primera Imagen de la Virgen del Rosario que estuvo en la Iglesia del Salvador, databa del año 1566, se menciona en el inventario de 1733 con este documento.

Puede asegurarse que por lo menos en este templo primitivo, estuvo la imagen de la Virgen del Rosario en la capilla de la izquierda, San Antonio en la derecha y en el altar mayor la imagen de San Roque y San Sebastián y los dos lienzos que dio el Duque de Arcos.
Al edificarse en 1.733 la nueva Iglesia, seguramente por el temor de que la antigua se derrumbase, por la razón que ya se dijo, se inutiliza ésta, el culto se continua hasta que la nueva está en sazón.
En una partida de nacimiento de 1.725, (es decir, muy poco años de inaugurarse la nueva Iglesia), se dice:
“Yo Dn. Gil Sánchez Moscoso, Cura de la Iglesia Parroquial de dicha Villa (Villa luenga) bautizé….en la Iglesia del Salvador”
Archivo Parroquial C.1ª. leg. 4º.
Y por último se vuelve a restaurar o adquirir una Imagen nueva, no se sabe muy bien. En el año 1815, se habla de una restauración de la Imagen y su camerino, tal vez sea la fotografía Nº 1
La foto representa las llamadas Vírgenes Galeonas, cuyo modelo data del siglo XVII, con las vestiduras recogidas con la mano izquierda y sosteniendo el niño.
Según el historiador gaditano D. Benítez Carrasco, la imagen de la Virgen llegó a Villaluenga a través de una donación que hizo un capitán de navío a nuestro pueblo. A partir de la batalla de Lepanto, que el generalísimo D. Juan de Austria, llevó en su barco a la Virgen del Rosario, ya no dejó de viajar a las Américas; ya que de Cádiz salían cargadas de mercancías para la India dos expediciones cada año, acompañados por grandes embarcaciones de guerra llamadas Galeones. El Galeón que llevaba el Vicealmirante tenía el privilegio de llevar la imagen de la Virgen del Rosario, que salía del convento de Santo Domingo.
Y la prueba evidente de ello es el documento siguiente:
“En la Ciudad de Cádiz a veinte y seis días del mes de junio de mil seiscientos y nobenta y nueve años, por la tarde de este día estando en el Convento de Ntra. Sra. Del Rosario y Santo Domingo horden de Predicadores desta dicha ciudad el Sr. D. Manuel Velasco, caballero de la orden de Sanctiago General de la flota que está despachando a la Provincia de Nueva España por ante mí el ynfracripto escribano público del Cavildo y ayuntamiento y testigo, dixo que considerando las contigencias y riegos del viaxe y la misericordia  y benignidad de nuestro altísimo Dios, ha pedido al muy Rvdo. Presentado Fray Miguel del Castillo, Prior de este convento le entregue una imagen de Ntra. Sra. Del Rosario, para que la imitación de la galeona de tierra firme la lleve y traiga en la capitana de dicha flota por protectora e intercesora con su Preciosísimo hijo para el buen subceso y franqueo del viaxe.
Parte del documento de la entrega de una imagen al Rvdo. Padre Prior, del Convento de Santo Domingo.


DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN SIGLO XVI:

Virgen del Rosario- Imagen de marcada escuela andaluza. Al parecer, de la primera mitad del siglo XVI, (Comparada con la Virgen del Rosario de Villamartín, de actitudes semejantes, catalogada como de la segunda mitad del siglo 16, esta imagen tiene cierta semejanza con la Virgen de la Oliva de Vejer de 1.596, original del autor Martín Alonso de Mesa), la cabeza aún conserva la expresión y el sentimiento de las imágenes góticas; en cambio el resto de la figura está resuelto como generalmente se hacía en esta época, la imagen descansando el peso del cuerpo sobre el pie izquierdo y doblando ligeramente la rodilla derecha; que cubre uno de los extremos del manto sujeto en zig- zag por la mano que sostiene el niño. Los paños están bien resueltos, pero sin demasiados detalles. El niño está sostenido casi inverosímilmente, por la mano izquierda de la Virgen, que la sujeta lateralmente; estrechándolo sobre su regazo. Esta imagen, sin poder decirse que sea una obra escultórica extraordinaria, tiene un encanto especial, por el sentido arquitectónico de su forma, así como por su expresiva armonía, que dirías resume en sí todo nuestra tradición escultórica, desde la majestuosa sacerdotisa ibérica hasta la nobleza señorial de nuestras buenas  imaginerías castellanas. Romero de Torres la sita como “buena talla” en la relación de imágenes que destaca como mejores en este templo. Como se ha dicho, cuando los franceses quemaron la capilla debió sufrir deterioro la imagen, y entonces sería cuando le pusieron ojos de cristal a la Virgen y al niño y la repintaron conservando desde luego el estofado primitivo. (En un documento de 1.773 se dice; “ (Conservase por tradición de unos a otros que esta Santa Imagen se hizo para Ubrique y que no hubo fuerzas para pasarla de aquí a dicha Villa Ms. del Catalogo, pág. 403.

En un acta de fecha 1788 del archivo de la Iglesia, dice así:

La Virgen del Rosario se trajo el día uno de mayo de 1732, “Yo el infrascrito Beneficiado desta Villa de Villaluenga del Rosario Certifico que la Cofradía del Santísimo Rosario me ha pagado además de la limosna que da por las misas de los sábados ocho reales de vellón los cuales se daban para una misa cantada en el día primero de mayo de la cual no hay obligación y solo se dice por memoria de haber en dicho día traído a esta Imagen la Santísima Virgen del Rosario; así lo hice hasta el año de mil setecientos ochenta y ocho y de allí la empecé a aplicar por esta memoria, y para que conste la firma en esta Villa a veinte y tres de agosto de mil setecientos ochenta y ocho”
Firma: D. Juan Antonio Moreno.



En un documento de 1773 del Obispado de Málaga, se dice:

“Conservase por tradición de unos a otros que esta Santa Imagen se hizo para Ubrique y que no hubo fuerzas para pasarla de aquí a dicha Villa” (Ms. Del Catalogo Romero de Torres, pagina 403 y 557

Se trata de una Imagen policromada de talla de bulto, de tamaño natural, que representa la Virgen de pie, vestida con una túnica, y con el niño Jesús en los brazos. La Imagen ratifica el renacimiento, en una inspiración clásica y aportes del barroco.
El rostro de la Virgen con la mirada perdida, y de expresión serena y larga cabellera sobre el pecho. Pero, por otra parte se, aprecian notables motivos que matizan esta inspiración, la cadera inclinada hacia la izquierda para sostener el niño en su cintura, formando un conjunto sinuosamente ondulado. Los pliegues de la túnica, cuyas caídas curvas se acercan a una estética barroca.
En el año 1760, D. Francisco Morales Nieto, le regaló una corona a la Virgen del Rosario, que en el año 1810, fue quemada con la Imagen de la Virgen, por las tropas francesas.
En el año 1788, se le hacen las andas de plata, compuestas de cuatro varales, sosteniendo la cúpula, y colgaduras de seda.
La Iglesia ha pasado por muchas vicisitudes y transformaciones. En la guerra de la Independencia sufrió grandes destrozos, fue quemada la techumbre de la nave principal, sustituyéndose el medio cañón por una de vigas.
El 15 de mayo de 1810, la capilla de San Francisco, el camarín y capilla de la Virgen del Rosario fue reducida a cenizas. Esta capilla fue restaurada en el año 1815, junto con la Virgen. Al quemarse la capilla debió de sufrir deterioros la Imagen, la restauraron poniéndole los ojos de cristal a la Virgen y al niño y la pintaron conservando desde luego el estofado primitivo y reformando el presbiterio, pero lo hicieron con tan mal gusto que despegaron el altar mayor, que estaba adosado antiguamente al fondo, y ampliando el presbiterio hasta el nivel de la primera columna.
En el año 1858, se recubrió la bóveda en forma de artesa, y volviendo a colocar el Altar Mayor sobre la pared.

        La Cofradía de la Virgen del Rosario se fundó en el año 1584, pero hasta el año 1660, es cuando el Obispo de Málaga D. Antonio de Pino y Hermosén, da autorización para su nueva fundación, en el libro de cuentas de la Cofradía de Ntra. Sra. del Rosario se reflejan apuntes de contabilidad del año 1584.
        En el año 1662 dio el Papa Alejandro VII, una Bula concediéndole indulgencia a la Cofradía de Ntra. Sra. Del Rosario de Villaluenga.
También se habla en el año 1736, en el libro de la Hermandad, capitulo 1º legado 6º folio 38, de un nicho en la Albarrada, para venerar a la Virgen del Rosario.


COFRADÍA DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO:

Se funda la Hermandad en 1766, su constitución y reglas que hacemos los hermanos fundadores de la Cofradía de Ntra. Sra. Del Rosario, sita en la Parroquia de la Villa de Villaluenga del Rosario a primeros de abril de este año de 1766, para orar y gloria de Dios a Nuestro Sr. Y de su santísima Madre, bajo la creencia de todos los Misterios que tiene, cree y confiesa Ntra. Sta. Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana, en cuya fe y creencia hemos vivido protestado vivir y morir, tomando por nuestro intercesora y abogada a la Reina de los Ángeles María Santísima del Rosario, concebida en gracia.
        (Escrito del libro de actas de la Hermandad)

EL Ilmo Sr. D. Juan Miguel Pérez González, Obispo que fue de Gerona, ingresó como hermano mayor en la Cofradía de Ntra. Sra. del Rosario de Villaluenga el año 1818, por el amor que le tenía a esta Santa Imagen.
En el libro de constituciones de la Cofradía Ntra. Sra. Del Rosario, se redacta la quema de la capilla de la Virgen del Rosario en la Iglesia de San Miguel, esta capilla con el resto de la techumbre de la nave principal fue destruida por los franceses el 15 de mayo de 1810, y no la Iglesia del Salvador como se dice en algunos escritos. Ya la menciona Romero de Torres en su (Catalogo, Pág.403) como derruida anterior al año 1810, y en el año 1809, (Archivo Parroquial, legado, 1, libro C, folio 34 y otros) se demuestra que la Iglesia del Salvador se utilizaba para los enterramientos.

LOS MILAGROS DE LA SANTISIMA VIRGEN DEL ROSARIO

Muchas tradiciones de fama recibida de su Patrona, la Santísima Virgen del Rosario, emancipo Villaluenga; la historia de este pueblo su vida y fe, guía en torno de su Virgen del Rosario, como auténtica hermana bella y morena. Y desde el primer día de su estancia en él, le demostró su amor, conservándose su tradición de unos a otros.
La donación de la imagen de la Virgen del Rosario fue traída para un pueblo de la sierra, Ubrique o Villaluenga, ya que esta donación la hizo el Patrón de un Galeón de Cádiz. No existe dato exacto de la fecha de la entrega propiamente histórico, que yo sepa, pero debió venir a primeros del siglo XVII, lo cierto es que en el año 1.738, ya se conocía por sus milagros.
El termino de Villaluenga era muy rico en madera de quejigo, parte de ellos fueron cortados para la construcción de los galeones en Cádiz, ya que esta madera era especial para el aislamiento del agua.
Uno de estos Galeones hechos con madera de la sierra hizo un viaje por América y al partir se hizo una promesa el patrón, si regresaba sano y salvo al puerto de Cádiz donaría su talismán, que era una Imagen de la Virgen del Rosario, Patrona de Cádiz.
Como así sucedió fue traída en diligencia, su última parada la hizo en una casa de postas cerca de Ubrique llamada (Venta Mariquita) donde hizo noche, de este traslado tiene datos el Historiador D. Antonio. Benítez Carrasco.
Al día siguiente la trasladan a Villaluenga recibiéndola el pueblo en la entrada con las autoridades civiles y eclesiásticas.
Ubrique intentó dos veces trasladar la imagen, pero no hubo fuerzas humanas para sacarla de aquí a dicha Villa, así se dice en el documento que hemos de aprovechar para este concepto de grandes tradiciones (1)

Repuestas al interrogatorio que de orden del Real Consejo de Castilla se me entregó.
El pueblo agradecido por la reiterada fama de la Virgen, y señaladamente su memoria y perpetuo agradecimiento por el especial de no haber experimentado fatalidades alguna a causa del espantoso terremoto general, del día de Todos los Santos del año 1.755, estando por su situación muy expuesto a ruinas por tener sobre ella su altísimo tajo, se añadió a tal año 1.755, al nombre de Villaluenga el sobrenombre de Villaluenga del Rosario después de veintitantos años de su traslado a La Iglesia de San Miguel. (2)
Este milagro le llevó a las autoridades políticas y eclesiásticas a cambiarle el nombre, o si se prefiere alargarle el nombre de Villaluenga a solas por Villaluenga del Rosario.
En un documento que existe en el Obispado de Málaga, relata que el día del terremoto un pastor vio a la Virgen del Rosario con las manos extendidas sobre la sierra, y que el pueblo quedó protegido sin que hubiese ningún derrumbamiento.
La hermandad del Rosario y el pueblo en sí, hizo voto en oración de gracias el día del patrocinio, sacando en procesión la Virgen del Rosario.
Los festejos tradicionales de este pueblo a la Virgen del Rosario se celebra el primer domingo de Septiembre desde el año 1.834, responde también al voto hecho por las autoridades políticas y eclesiásticas en unión con el pueblo, agradecimiento por haberle librado en 1.834 de la dura epidemia de cólera que se declaró en los pueblos próximos, quedando este liberado de tal epidemia (3).

CALBILDO DEL 28 DE SEPTIEMBRE DE 1834

En la Villa de Villaluenga del Rosario a veintiocho de septiembre de mil ochocientos treinta y cuatro, juntaron en estas casas Consistoriales los señores Don Pedro Gil González y Don Diego Jiménez; Alcaldes ordinarios, Don Juan Moscoso Benítez, Alguacil Mayor, Don Alonso Fernández y Don Francisco >Moreno, Regidores, Don Juan Cabezas y Don Salvador Zapata, Diputados, Don José Fernández Chacón y Don  Juan Ruiz Jurados y Don Ignacio de la Calle Román, Sindico procurador general que con  Don Pedro Ardoz Parra, Sindico, que se halla enfermo, componen el Ayuntamiento de esta Villa y estando también reunidos los señores Don José Román y Benítez Cursa Rector, don Pedro  Bona Beneficiado, Don Pedro Gutiérrez, Presbítero, Don Gregorio Cataño y Don José de Vega que componen el clero, y así reunidos dichos señores por ante mi el Escribano único público y de cabildo de este Villa, se acordó lo siguiente.
En este cabildo se dijo por dichos señores, que quedan expresados, que atendiendo a los beneficio, gracias y favores recibidos de Nuestra Madre y Señora del Rosario, Nuestra Patrona, Protectora y abogada, y de los Santos San Sebastián y San Roque, Patrono con cuyo amparo favor y auxilio de tiempo inmemorial a esta parte siempre se ha liberado los vecinos de esta Villa de las calamidades e infortunios y temporales que se han ocasionado de manos de la Divina  providencia, desde primeros de junio  hasta final de agosto, cuando en las villas próximas hermanas de Ubrique, Benaocaz, y particularmente Grazalema, han experimentado el castigo más severo y desconsolador y las lamentables muertes, que son anexas al mal devorador del Cólera, del que esta dicha Villa ni un vecino en general han participado. Por no afectar lo más mínimo a su vecindario no hemos sumado a su Divina Majestad por medio de la intersección de Nuestra Madre y señora del Rosario y santos patronos, referidos a quienes debemos sus distinguidos favores según piadosamente se deja discurrir temiendo tanto lo ocurrido en distintas poblaciones donde llegó, en agradecimiento de gracia por tantos beneficios recibidos y que esperan recibir, se hizo voto solemne en su nombre y en el de los venideros que obtengan de su competencia para siempre jamás, de celebrar fiesta de Iglesia con la solemnidad posible el primero domingo de septiembre de todos los años, con vísperas, oraciones, misa cantada, con santísimos manifiestos y sermones, siendo de cargo de la Parroquia todo lo expresado, a acepción del panegírico y diez libras de cera que se calculan podrían gastarse en dicha función y para que conste queda asignado el día 15 y 16 de agosto en haya una gran conmemoración en el pueblo, para que el Ayuntamiento y clero reunidos ambos salgan a pedir una limosna al vecindario para ya citado función, cuyos actos sean firmes y estables, sin que se altere ni puedan por ningún medio ni razón alguna. Este documento hace la obligación en derechos necesarios desde este día en que se ha celebrado la afirmación de Iglesia perteneciente el presente año la que se ejecutaría como día preferido para siempre jamás, habiendo precedido el Reverendo Padre fray de Málaga del Santísimo Sacramento.
Y en la forma referida se pronunció este cabildo, que firmaron de dichos señores los que dicen saber etc. etc.

Y por último un nuevo voto, el 31 de agosto de 1.926, un rayo desprende varias toneladas de piedras de lo más alto de la sierra chocando contra árboles y casas, causando daños a la calle Alta, Granado y la techumbre de una casa, por el volumen de las piedras todo el vecindario presentía lo peor, un horrible desastre, afortunadamente no ocurrieron ningunas desgracias personales, volviéndose a reunir las autoridades redactando un acta (4), pidiéndole protección a nuestra Madre del Rosario y que todos los años en la madrugada del 30 al 31 de Agosto recorra las calles afectadas.

También la Virgen protegió a este pueblo en diversas ocasiones de urgencia, oigamos al cronista de estos sucesos:
“Estando aquí de predicador cuaresmal Fray José Mesa de la Merced, de Málaga, en el año 1.738, año en que casi no se cogió trigo alguno por falta de agua, acudió este pueblo a su remediadora la Virgen Santísima del Rosario exponiendo su Santa Imagen al público, oculto en un nicho que para semejante ocasiones tiene hecho fuera del pueblo en el sitio que llaman la Albarrada, cercano al pueblo a su oriente, y el ultimo día de la novenario no se pudo hacer de lo que llovía sólo en el término de Villaluenga y no trascendió fuera de él” (5)
Otro caso “En el año 1.766, sucedió que habiendo determinado de llevar dicha Santa Imagen al sitio del Nicho, también por falta de agua, se encomendó el traslado al D. José Nieto de Corral, beneficiado actual, se puso la Santísima Imagen en andas y todos prevenidos se empezó la función en la Iglesia, al tiempo de juntarse la gente en la Iglesia no había nubes, al salir la Imagen comenzó así mismo a entoldarse el Cielo de nubes y empezó a llover y tuvo que regresar la procesión a la Iglesia, sin poder llevar la Imagen al Nicho.(6)
Y un suceso milagroso parecido al que motivó la ofrenda de la Patrona de Grazalema, refiere la tradición que ocurrió a unos marineros con la Virgen del Rosario, de Villaluenga.
En una noche de tempestad se encomiendan fervorosamente a la Virgen del Rosario, prometiéndole ofrenda si los salvaba entonces se le apareció la Virgen del Rosario, y al momento calmó el temporal.
Una vez salvos y entierra, recorren diversos pueblos de la sierra de Cádiz, hasta que llegan a Villaluenga del Rosario y comprueban que la Virgen que ellos vieron entre la tempestad era la misma que estaba en la Iglesia. Los agradecidos marineros le regalaron por ofrenda una media luna de plata, que se conserva como apreciada reliquia.
Este hecho fue corroborado por el sacristán que les comentó a los marineros que se había encontrado una mañana a la Virgen con el manto húmedo y unas almejas con arena en la peana.
Gloria Zapata contaba siempre las palabras del sacristán el día que encontró a la Virgen con el manto mojado, arrodillándose ante ella le dijo, ¿Dónde Habrás estado esta noche?
Esta Virgen era de pequeña estatura, montada en un pedestal de madera rectangular, con unos agujeros en cada esquina, estos agujeros demostraban que había estado sujeta en el camarote del Galeón.

Otro milagro de la Virgen es el de la Siega, que refiero a continuación:

Se llamaba Lucía Bárbara de la Calle, diez años hacia que estaba ciega, un buen día, el 15 de diciembre de 1.768, se fue por la tarde a casa de una hermana a hilar. Como tenia esta que salir a la calle siendo ya de noche, cerró la puerta de su casa para asegurar la custodia de la siega, al sentirse sola dejo de hilar y pronuncio las siguientes tristes palabras “Bendita seáis Virgen Santísima del Rosario que así me tenéis, que si quiera no soy para que me dejen encargada esta casa, bendita seáis”.
Las repitió muchas veces con gran afecto; luego con palabras del cronista enderezó el cuerpo, prosiguió su tarea acabar una cantidad del copo que tenía en la mueca acabada, tiro de otro que tenía detrás de ella  en la mano derecha para tramarlo con facilidad, y al pasarlo por delante para ponerlo en la mueca advirtió haberlo visto, pasó la mano a la luz del fuego que estaba animado, recapacitando un momento y pensando que era ciega pero veía, comenzó a gritar bendiciendo a la Virgen y así la halló la hermana que había salido.
Al siguiente año el cronista dice que no ve para coser pero tiene la vista que necesita para vivir y atender a la Virgen (7)

(1)      Repuesta al interrogatorio que de orden del Real Consejo de Castilla se me entregó. Su fecha 27 de febrero 1.773.
(2) M.S. Obispado de Málaga, los festejos tradicionales de este pueblo, refiere las tradiciones  que un pastor vio a la Virgen del Rosario extendiendo sus brazos por toda la sierra.
(3) Acta Municipal del 13 de Septiembre de 1.835.
(4) Ver Acta del 13 de Septiembre de 1.926. Archivo Municipal
(5)     M.S. Obispado de Málaga
(6) M.S Obispado de Málaga
(7) M.S Obispado de Málaga


Un hecho muy importante fue el que ocurrió el 31 de Agosto de 1.926, en que un rayo descuaja de lo más alto del tajo, una gran masa de piedras de varias toneladas, derribando unas cuantas casas dañando a la calle Alta y Granado, los vecinos atemorizados al ver la techumbre de dos casas destruidas, todo el vecindario aclama a la Virgen del Rosario, cuál sería su sorpresa a la mañana siguiente cuando comprobaron que no había ocurrido desgracias personales; espontánea y unánimemente surge una reunión de vecinos al día siguiente en las Casas Consistoriales, para dar testimonio de lo ocurrido y el deseo de agradecimiento a la Santísima Virgen del Rosario por su reiterado amparo y ofrendarle humildemente el fervor de sus hijos.
En el acuerda se eleve solicitud al Ayuntamiento para la calle Alta lleve el nombre de nuestra  Patrona y que se haga solemne voto de que todos los años en la madrugada del 31 de Agosto, se celebre una procesión con la  imagen de la Virgen del Rosario y que se rece el Santo Rosario, a la que concurran los vecinos de ambos sexos. Para revestir de las posibles garantías de compromiso ineludible la celebración de los actos religiosos, se decide se levante la oportuna acta cuya lectura y firma se rodeará del mayor esplendor posible para que su recuerdo perdure indeleble en el vecindario.
El día 13 del mes de Septiembre se cumplió el programa señalado, el vecindario congregado en la Plaza de Alfonso XIII y presidido por su Ayuntamiento marchó en manifestación a la calle Alta, en donde el Sr. Alcalde de la villa, D. Pedro Gutiérrez del Corral descubrió la lápida que bendijo el Sr. cura D. Juan González Muñoz,  pasando a llamarse dicha calle Nuestra Señora del Rosario.
Una de las casas más afectadas fue la de los granadinos, que en aquel momento sólo se encontraba durmiendo José el Corralero, quedando sólo el sitio de la cama sin afectar, la piedra que corto la casa la tuvieron que romper con barrenos.
En los carnavales de aquel año la Virgen fue protagonista con esta letrilla que me contó mi tía Ana Barea Piña, que dice así:

“LA NOCHE DE LAS PIEDRAS”

Poema dedicado al desprendimiento
de piedras del día 31 de agosto de 1926.

El treinta y uno de agosto
ustedes recordarán,
el siniestro que ocurrió
de parte de madrugá.
Hubo un gran desprendimiento
de piedras de esas alturas,
por un milagro de dios
no murieron criaturas.
En la casa de Cabezas
cayo la piedra mayor,
él al sentir el ruido,
a la calle se salió.
En varias casas del barrio
cayeron distintas piedras,
y quiso que la Virgen Santa
que desgracias no ocurrieran.

He aquí una vez más que volvemos los ojos en nuestras desgracias y aflicciones y a la que, cuando el ser querido gime postrado en el lecho del dolor y cuando parece que todos los recursos humanos se han agotado, acudimos en demanda de auxilio y protección a nuestra Virgen del Rosario. Ella es, la que en la madrugada del 31 de Agosto, como en otras ocasiones, nos protege y evita que Villaluenga sufra estas catástrofes. Por eso todos los años los hijos de Villaluenga, acuden solícitos a su patria chica y a la voz de sus campanas rendimos culto, recorriendo triunfalmente la calle que lleva su nombre desde aquel día.
Sólo un año no pudo salir por estar en obras dicha calle, y una piedra se desprendió del tajo y mató a una persona.

En nuestra contienda civil, la Virgen del Rosario también tuvo que padecer las salvajadas de nuestros vecinos, ante la incredulidad de algunas ideologías, un grupo de personas hacen una profanación en la Iglesia destruyendo varias tallas y quedando muy dañada la imagen de la Virgen del Rosario; esta imagen fue restaurada en el año 1.940, por el escultor Juan Luis Vassallo.
Gracias a sus manos piadosas que supo esculpir una nueva imagen, de la cual nos sentimos orgullosos todos los hijos de este pueblo.
Nuestra patrona se pudo salvar parte de ella, el niño un brazo y lo más importante sus ojos, ¡Nuestros ojos!, esos ojos que miramos todos los cristianos y le pedimos ¡Tantas cosas!.
La Imagen de la Virgen fue restaurada en el año 1.940, por mandato de D. Pedro Pérez Clotet Ruiz, Alcalde de Villaluenga del Rosario, y sus gestores D. Cristóbal González Aguilar, D. Luis González Macías, Ildefonso García Jiménez Ruiz y por el Secretario D. Juan Fernández Benítez.


        Nota leída en la Iglesia el primer domingo de mayo de 1941, por el Sr. Alcalde de Villaluenga del Rosario D. Pedro Pérez Clotet Ruiz

ACTO DE CONSAGRACIÓN A LA SANTISIMA
VIRGEN DEL ROSARIO


A tus sagradas plantas, Madre y Señora del Rosario, viene hoy tu pueblo de Villaluenga tuyo por su viejo fervor, por su mejor historia, por su mismo nombre enlazado al tuyo gloriosísimo-, a consagrarte a Ti, de amoroso entusiasmo, su corazón henchido de reconocimiento a tus constantes gracias y mercedes, en este esplendido amanecer de su fe rosariana, tras los tristísimos años- tan próximos y ya tan lejanos- de lamentable desvío y abandono de quienes no merecían llamarse hijos tuyos, ni hijos de este noble pueblo, desde tiempos inmemorial vinculado a tu sagrado nombre.
Como indigno Alcalde de este pueblo, me honro hoy en recoger este su fervoroso deseo, este clamor unánime de sus hijos, y en nombre de todos, con toda la autoridad de mi cargo, depositarlo a tus sagrados pies, como un brazado de corazones encendidos.
Al hacerlo Santísima Virgen del Rosario, queremos reparar esos olvidos, esas profanaciones de ayer; queremos suplicarte que tu bondadosísimo pecho, ya satisfecho con nuestras oraciones, nos siga amando de igual manera que siempre nos amó; con predilección de Madre amantísima Patrona. Mira, Señora nuestra, lo que este pueblo te quiso, no lo que te olvidó en un  reciente aciago día. Mira esa larga cadena de generaciones de este pueblo, que pasaron por la vida enlazados a tu amor.
Nosotros, hoy, al consagrarnos solamente a Ti, queremos proclamar, con nuestro corazón más que con nuestros labios, todo el amor que te tenemos. Te prometemos, amantísima patrona, defender siempre tu santo Nombre, tu devoción gloriosa; llevar siempre tu imagen en los ojos y en el corazón. Te prometemos que tu dulcísimo Nombre informará toda nuestra vida; nuestra vida pública y nuestra vida privada; la vida de nuestro hogar; la educación de nuestros hijos, para que criados en tu fervor, siempre te lleven en sus almas cuando lleguen a hombres; nuestro sentir y nuestro pensar; el trabajo y la fiesta; la autoridad de los que manda y la sumisión de los que obedecen. Te prometemos, en una palabra, no apartar tu santo nombre de nuestra vida, y morir con él en los labios, como postrera ofrenda de nuestra alma. Con ello Virgen Santísima, no sólo exteriorizamos un vivo anhelo de nuestro pecho, derretido en tu amor, sino que honraremos a nuestros nobles antepasados, que supieron vivir y morir con tu fe por consuelo y estrella. Honraremos, sí, a nuestros mayores, que un día, por boca de sus autoridades, proclamaban, Virgen amantísima, su fervor mariano, proclamando tu Concepción Inmaculada, antes de ser este misterio declarado Dogma; y otro día afirmaban, al implantar nuestra tradicional fiestas de septiembre, en tu honor, que lo hacían “atendiendo a los beneficios, gracias y favores recibidos de Nuestra Madre y Señora del Rosario, Nuestra Patrona, Protectora y Abogada, con cuyo amparo, fervor y auxilio de tiempo inmemorial a esta parte, siempre se han libertado los vecinos de esta villa de todas las calamidades e infortunios, espirituales y temporales”.
Así hablaba en lo antigua la fe que todos, Virgen Santísima, te tenían. Así quiere, de ahora en adelante, hablar también nuestra fe. Qué como entonces quiere ser una fe practica y profunda. Por eso, te prometemos acomodar a ella todos nuestros actos, vivir en todo momento como verdaderos hijos tuyos, como verdaderos cristianos, que no se avergüenzan de serlo, que tienen el orgullo de su fe, que quieren ser apóstoles de tu devoción, y que han de saber enfrentarse valientemente a cualquier conato de desvío que pretendan, acaso, algún día, bastardamente borrar tu nombre de las entrañas de este pueblo.
En correspondencia a esta firme promesa que, al consagrarnos hoy a Ti, te hacemos, Patrona bendita; en correspondencia a nuestra fervorosa consagración, te rogamos que extiendas tu santísima bendición sobre todo este pueblo. No olvidamos, señora a los que cayeron con tu nombre en los labios, mártires de su Religión y de su Patria. Y no olvides tampoco, Señora, a quienes enloquecidos por doctrinas nefandas, vivieron con odio hacia Ti y tu divino hijo en el pecho, pero que al morir, seguramente se acordaron de Ti, del tiempo que vivieron amándote de la sencilla oración que sus madres les enseñaran, y que ellos tantas veces, en los claros días de su infancia, vinieron a depositar a tus benditas plantas. Para todos, vivos y muertos, tu piadosísima bendición, Santísima Virgen del Rosario, Patrona de Villaluenga. Bendición que nos haga felices en tu amor a los que aún andamos por la tierra, y les alcance a los que ya murieron, el poder contemplarte eternamente en la Gloria.
                Cuatro de mayo de 1941




COPIA LITERAL SACADA DE UN MANUSCRITO QUE SE CONSERVA EN EL PALACIO OBISPAL DE MALAGA:

Jesús María y José.

VILALUENGA DEL ROSARIO

        Repuestas al interrogatorio que de orden del Real Consejo de Castilla se me entregó.

        1º- La Villa de Villaluenga del Rosario, llamada con este sobrenombre desde el próximo pasado año de 1.755, por los referidos favores que recibe de María santísima del Rosario, y señaladamente en momentos y perpetuos agradecimientos por el especial  de no haber experimentado fatalidad alguna cuando el terremoto general del día de Todos los Santos de igual año, estando por su situación muy expuesta a ruina, por tener sobre ella un altísimo tajo.
        Es del estado del Exmo. Sr. Duque de Arcos, por Real Merced de los Reyes Católicos en la Ciudad de Jaén en 11 de Enero de 1.430, en la que consta haberle dado sus Majestades para siempre jamás, a D. Rodrigo Ponce de León, entonces Duque de Cádiz la dicha Villa, con los demás de su Serranía, que lo son en el día Grazalema llamada en aquel tiempo Zagrazalema, Benaocaz y Ubrique, y en dicha época existían así mismo las Villas de Cardela, Archite y Aznalmará, que en el día, y muchos años ha están del todo perdidas, que todas eran siete y de todas fue la dicha Merced.
        Sus armas son las mismas que la Casa de Arcos, es tradición haberles sus Exmo. Duques dado privilegio de usarlas, pertenece dicha Villa a la Vicaría de Ronda, está sujeta inmediatamente a la Real Chancillería de Granada; sus contribuciones las paga en Ronda, tiene vecinos 550 poco más o menos, once eclesiásticos Sacerdotes, los existentes en el pueblo son D. José Nieto Corral Beneficiado D. Juan de Velasco, teniente de cura, D. Nicolás Pérez, Sacristán sirviente, D. Diego de la Calle, D. Juan Antonio González Moscoso, 2º D. Pedro Pérez González, 2º D. Juan Pérez González, D. Francisco Pérez Grecia, D. Gabriel Sánchez González y yo el Cura que certifico.
        Tiene solo una Iglesia Parroquial, construida nuevamente en la plaza llamada del Llanete, en la que se puso la primera piedra el día 3 de abril de 1.732, y el 21 de noviembre de 1.733 se bendijo y en el siguiente día 22 se celebró la primera misa. Costa dicha Iglesia de 3 naves, 3 puertas principales que las dos están en dicha plaza, con portada de cantería, está bobeada, tiene un decente coro con sillería de 13 asientos, y seis fuertes columnas, órgano, y torre con tres campanas las dos grandes y la otra pequeña. Tiene unas decentes casas Capitulares en las que invitan a los cuatro cabildos de su Serranía cuando es menester conferir asunto común de sus Villas.
        En el lugar supremo tiene su sala Capitular un nicho, en que está colocada una hermosa Imagen de San Sebastián patrono principal de esta Villa a su lado derecho de dicho nicho el escudo de armas de nuestro Rey y en el izquierdo las del Duque y los mismos dos escudos y en los mismos lados tiene dicha sala sobre el balcón que da vista a dicha plaza; tiene 4 plazas, la dicha Llanete, la Mayor, San Gregorio y la Nueva construida en el año pasado de 71, la cual está en el barrio de la Cebadilla cercada de mampuesto , con diferentes garitas para guarida de lanceadores y chulos chiqueros para encerrar el ganado
3 capaces puertas y sobre su cerca, gran parte de ella gradas de cantería basta para comodidad de sentarse y ver las diversiones, de modo que no se estorban los unos a otros. Es la dicha plaza ochavada que todo se ve desde cualquier sitio muy llana y hermosa y de proporcionada complacidas.
        Dicta esta Villa de Málaga 15 leguas a su oriente tiene; tiene a su entorno la Villa de Benaocaz distante más de media legua  a su norte que se inclina a su poniente; la de Ubrique a su poniente una legua, la de Cortes a su mediodía 2 leguas, la de Montejaque a su levante inclinado a su oriente 3 leguas; la de Grazalema a su norte inclinada a su oriente 1 legua.
        2º- Tiene una sola Ermita la única de su jurisdicción, tiene cura titular de su dicha parroquia, a San Miguel, y por esta razón se celebra de 1ª clase y con octava, su principal patrono San Sebastián, a quien celebran así mismo de 1ª clase con octava, y día de fiesta de guardar, y la Villa a costa de sus propios hace dos fiestas a dicho Santo Patrón en cada un año, con procesión, manifiesto, sermón y concurrencia de los dos cabildos, una el día de dicho Santo 20 de enero y otra el Domingo inmediato siguiente, en la dicha Iglesia del Patronato Real, y de una ermita que tiene solamente es titular San Gregorio y es la única de su jurisdicción, y parece es su Patrono el Exmo. Sr. Duque de Arcos, pues se halla sobre la portada de su puerta una inscripción que dice; “La Exma. Señora Duquesa de Aveiro mandó hacer esta Ermita el año 1.703, (Conventos y Hospitales ninguno).
3º- Es gobernada esta Villa por un Corregidor o Alcalde mayor, que para todas pone el Duque de Arcos, durante en su gobierno un trienio, por dos Alcaldes con jurisdicción ordinaria igual a las del corregidor; dos jurados, un alguacil mayor, dos síndicos, personero y del comisión y dos diputados del comisión.
        Los frutos son trigo y cebada, que sus diezmas que se recogen en si silla decimal, no han llegado en los años inmediatos antecedentes a 200 fanegas, algunos garbanzos, habas, lentejas y lleros, de todo muy poco; es el motivo que sus labores de alguna consideración están en los términos de Zahara, Villamartín, Arcos y Jerez y otros, a causa de ser corto el término de estas Villas, y del que está a su contorno es demasiadamente frío y de inferior calidad, los ganados que se crían son lanar, cabrío, vacuno y de cerda, cuanto de cada especie, es difícil de averiguar; su diezmo junto con todo lo que no es trigo, y cebada, con la tercia real que se arrienda separadamente y la cobra la parte del Duque, asciende a corta diferencia a cinco mil reales, por donde se puede hacer juicio del poco provecho que pueden dar sus frutos y ganados; lo cierto, pues no hay en esta tierra caudal considerable. Esta Villa tiene trato de matanzas de cerdos y hacen muy buenos tocinos por el cual motivo, y el de su fábrica, de que se dará razón en el número que corresponde, tiene tráfico con Granada, Málaga, Antequera, Ronda y en sus ferias con Villamartín, con sus pueblos de su redonda, y con los más lugares y pueblos de su poniente hasta Cádiz, con Ubrique a causa de sus molinos, huertas y batanes de que carece; no tiene feria ni mercado en día alguno del año.
        4º- Se cría en el término de esta Villa, lana merina pelialta, buena para raja o paño pardo, para gente de campo, y pobre, por su duración. Lino se pudiera criar, pero no lo acostumbran sus vecinos por no haber agua para criarlo o curarlo, cáñamo, ni seda no se cría por falta de agua, morales y moreras, olivares tampoco los hay ni los puede haber por su frialdad; huertas, hay una y bien endeble en el sitio que llaman Mata de Gallardo; viñas tiene un partido que llaman de la herrizas, cercanas al pueblo, de modo, que el ir a ellas al tiempo del fruto se toma por paseo, después de puesto el sol, dan mucho fruto y muy bueno y gustoso en especial el que llaman uvas tempranas; está dicho partido en una herriza de piedra jabaluna, puestas las cepas donde hubo lagar, hay en dicho partido dos lagares con capacidad para tener en ellos las vasijas necesarias y por lo común son viñas cortas solo para el gasto y regalo de sus dueños que cuelgan las que cogen y se mantienen colgadas y conservan sanas muchos años hasta después de la cuaresma, en algunos se pudren, y cuando vienen a madurar este fruto es ya bien entrado el mes de octubre.
        5º- El partido de Campo de Buche y Prado del Rey tiene tres lagares, y en el de Tabizna uno, y bien corto; cortijos, a los partidos de Barrida, Cañadillas, Rincón de Nieto, Pie de la Sierra de Libar, Pata Galana, Adelfas, Puerto Alto y fardelera, tiene uno más o menos 22 cortijos de tierra de labor, de poca cabida en sus tierras, que son de diferentes vecinos y ninguno capaz de mantener una familia, porque sus sementeras a más de ser cortas, son muy costosas y no acuden muchos por lo que entra en la silla decimal se puede hacer juicio de la endeble calidad y cortedad de sus tierras, y de todas las de este término, y advierto que lo más de lo que se siembre es en tierras de la Villa y son las mejores. Montes tiene muchos y buenos, así de encinas como de alcornoques y quejigos, de estos los menos, esta Villa tiene propios el monte del Encinar y Ferdelera, en sus dehesas tiene cinco montes cortos, que son tierras de las Viñas, Rincón, Lomas, Chaparral y Mata de Gallardo, así mismo hay muchos montes que son de sus vecinos de estas cuatro Villas y sus productos los parten por cuatro partes de que paga esta Villa todos las Reales contribuciones de modo que goza el vecino de alivio de no pagar pensión alguna y si no fuera así, no se podría vivir en esta tierra por su esterilidad , asimismo hay diferentes montes que son propios de sus particulares dueños, tienen así mismo en la dicha su dehesa normal y fuera de ella como 220 fanegas de tierra de pan sembrar que el producto de ellas a excepción de la de la dehesa, que son asimismo propias de la Villa con la que se arriendan en las otras tres Villas, se parten entre todas por iguales partes, estas Villas tienen el Término pro indiviso, así mismo los pobladores vecinos tienen diferentes suertes de tierra pan sembrar que son reliquias de las poblaciones que dieron a los vecinos  que las poblaron, las demás es tierra montuosa y muy llena de piedras.
        6º- Molinos; de pan moler contiguos al pueblo tiene uno que muele tal vez cuando llueve mucho, de modo que hay ya seis o más años, que está cerrado para el efecto de moler, en la rivera de Ubrique tiene otro; de aceite, ninguno, ni batanes ni ingenio de azúcar, ni cosa que necesite de agua porque no tiene, ni pasa por el río ninguna y por lo mismo  y la frialdad de la tierra, ni se cría maíz ni frutos algunos, ni ordinarias ni particulares, sino las uvas de las herrizas. Maestro de escuela hay dos que toman su salario de la Villa, y otro que no lo toma; de gramática uno, de otras ciencias ninguno. Fabricas; de linos de baja, Jerga Costales y Alforjas, hay en esta Villa la de lino y rajas o paño pardo son cortas, las de Jerga Costales y Alforjas es buena; de todas tiene a corta diferencia 52 telares que se trabaja la lana burda o basta; se provee de ella de los pueblos de Alcalá de los Azules, Tarifa, Vejer, Medina, Chiclana y otras partes, le dura este tráfico dos partes del año o más, es el medio de ganar la comida sus moradores; las mujeres la trabajan en todas sus labores, de modo que los hombres solo hacen el traer la lana y salir a vender los géneros. Tiene a su jurisdicción y de las otras Villas anejas, la Puebla de Marchenilla o Bosque, que está a su poniente inclinado al norte, distante de aquí tres leguas, tiene una hermosa fuente de cuatro caños, que en el día está muy abundante, y en el verano estará bien escasa, digo eso, porque señaladamente el día 7 de noviembre próximo pasado se le hecho el agua, y no ha pasado por ella verano alguno. Su agua es de tres nacimientos cortos, que son el Pilar, Fuente Grande y Moralejo y queda para meterlos en ella otros tres nacimientos que son, Ferrarejo alto y bajo y Zarzuela, dos de ellos son de agua herrumbrosa o de mineral de hierro, las demás no lo son, pero son muy delgadas, cristalinas y gustosas al beber, y muy provechosas a la salud, esta dicha fuente dentro del pueblo en la plaza de San Gregorio en una punta al oriente de dicha Villa; de esta agua, y de las demás que hay en el término de esta Villa, que todos son nacimientos cortos, informándome del Médico dice lo siguiente.
        Y en su recinto y término hay varias clases de agua, ya simples y dulces, ya compuestas de cal y azufre; no pasa por esta Villa ni su cercanía río alguno; un puentecillo hay sobre un arroyo cercano al pueblo llamado de los naturales arranca recio en el sitio del charco hondo, que sirve en alguna lluvia copiosa, no tiene riesgo, porque dejando de llover, es lo ordinario pasarlo a pie enjuto.
        Hierbas; de estas dice el boticario lo siguiente, se cría en el término de esta Villa con abundancia la Aristoloquia, la más especial que hasta hoy se ha encontrado, pues aunque en otras partes se cría no es tan buena, en el supuesto de que la tierra de este término es sierra y apropiada para ella, y que según que la calidad de la tierra así se aumenta o disminuye la virtud de la planta y para justificar esta planta la mejor por estar criada en natural terreno, se verifica criase de tres especie, que son redonda ,larga y mediana, las cuales diferencias los autores; pero no he encontrado uno que diga criarse todas en un país como aquí se verifica con abundancia, lo que testifica tener esta mejor virtudes por ser hijas legitimas de la tierra apropiada para su virtud, porque principalmente se cría entre piedras y lugares montuosos acepto la larga que se cría en tierra de labor; a esta yerba le pone el boticario muchas virtudes tomadas de los autores; se cría en el referido término también mucha borraja, lengua de buey y chicorias silvestres, todas yerbas cordiales así mismo la pimpinela la agrimonia a la que pone diferentes virtudes, ya está ubicada, virtud experimentada de resolver el agua de los hidrópicos por la orina, y de resolver la piedra, se creía con abundancia la llamada esplenio la cual conforta el estomago y el hígado, abre las gana de comer y restituye el calor natural al rostro; la Centaura mayor y menos, la menor es contra todo género de tercianas, y para deshacer todo género de aplicaciones, y la Sanguinaria para atemperar la sangre (hasta aquí el boticario)
7º- Salinas; hay en este término distante de aquí tres leguas al poniente  de esta Villa, la de Hortales que son de agua; y muy abundante jaspe encarnado, hay así mismo y carece de lo demás que se contiene en este mismo número acepto el yeso que lo hay en diferentes partes contiguas a las otras tres Villas, en sus certificaciones darán razón de sus minas que de metal alguno no las hay.
8º- Descripciones o letreros en piedra antiguos, no hay algunos ni de lo demás contenido en este número. Edificios antiguos o ruinas de ellos, hay en el pueblo la Parroquia antigua, que conserva las paredes, la torre donde está el reloj de la Villa y parte de la sacristía, se llama dicha parroquia San Salvador. Los Castillos de las antiguas Villas de Cardela, y Aznalmara están en el poniente a dos leguas distantes inclinado al norte y a la otra al poniente con casi la misma distancia. De la misma Villa de Archite arruinada dará razón Benaocaz; de la de Garciago, que según parece se arruinó en tiempos de los moros dará razón Ubrique.
9º-  No se encuentran causas extrañas ni notables en este término, unos pájaros hay con abundancia que se llaman arrendajos que son de color bermejo, plumas blancas, negras y azules y del tamaño de una urraca, y dicen de ellos que aprende hablar. Hay también en la Sierra de Libar que dista de este pueblo media legua, al medio día, algún ganado cabrío montesino, que se matan a balazos, su carne es muy especial; hay poca caza, de lo que sí hay bastante es de lobos zorros y gatos salvajes que su piel es similitud del tigre. En otro sitio que llaman la Breña que está al medio día hacia el poniente hay algunos corzos.
10º- Del tiempo de esta Villa dice el médico, es su temperamento frío, bien que para maderas su inclemencia no falta leña de encina, alcornoque y quejigo, En una grandísima nevada que hubo el año 67 pasado fue menester rejuntarse gente que destapase las puertas de muchas casas para que sus dueños pobres saliesen a buscar el sustento.
Las enfermedades de sus naturales en dichas estaciones son dolores pleuríticos y catarrales, algunas erupciones cutáneas.
        Los Muertos que hay generalmente adultos son 33 a corta diferencia de 25 a 25, y siendo los que nacen 80 poco más o menos, le vienen a quedar de aumento a este pueblo poco más de 20 personas en cada un año.
        Los aires más ordinarios son levante y poniente, este siempre frío. Volviendo a su temperamento es tan frío que sucedió en el año pasado de 62 el caso siguiente; venían de su tierra la Villa de Cabra, Baltasar Cabañas y dos sobrinitas llamada la mayor María Ruiz doncella de 16 años y la otra Joaquina su hermana, niña de 6; iban a Ubrique, cogioles la noche tan cerca de este pueblo que distarían de él mucho menos de medio cuarto de legua, fue el frío y el agua con tanta abundancia que no pudieron tomarlo y amanecieron muertos todos tres, las sobrinitas estaban sobre las bestias y el Baltasar caído; y para memoria se pusieron tres cruces de diferentes tamaños en el sitio que sucedió esta desgracia que es el oriente de esta Villa en el camino que sale para Ronda.
        Está situada esta Villa entre dos sierras, una a la parte del norte que la coge de punta a punta, hace sombra un altísimo tajo de incomparable altura de modo que aunque diga tiene desde su pie hasta lo más eminente 1.500 varas, no me excederé (bien que no lo he medido) Está tan cerca que las peñas que de él suelen caer se entran muchas en las casas, sin buscar puertas, que ellas las hacen; en mi tiempo he visto cuatro casas rotas de piedras venidas del tajo, y el año del 61 pasado, una mató a una mujer, tiene dicha sierra a corta distancia del pueblo una cueva en lo alto que no tiene más capacidad que el sitio de una capilla de Iglesia en forma de media naranja y ella es toda a su similitud, otra está en lo alto del tajo de la misma capacidad y similitud que la antecedente y otra está en medio casi, que le llaman las dos puertas, a esta se entra a paso natural porque está al pie del tajo y tiene la capacidad y forma de un buen salón. La otra sierra está al medio día del pueblo, no es tan alta ni áspera, toda se trafica y desde un sitio que llaman Puerto de la Vieja, he visto el peñón de Gibraltar y su estrecho. Otras dos sierras al poniente de este pueblo, distan un cuarto de legua o menos hacen una estrechura transitable que se llama la Manga, por dicha manga va un camino para Ubrique y toda la tierra baja hasta Cádiz, es sitio frigidisimo y ordinario da el aire en la cara a causa de los revocar de la sierra.
11º- En la antigua no hay tradición de sujetos nacidos en esta Villa singulares, de un religioso Dominico que se llamó Fray Atanasio Varea, se cuenta que fue prior en el convento de Cádiz y de un D. José Mateos, que fue Canónigo de Osuna.
 12- De los despoblados he dado razón en el Nº 8, en el de Cardela y Aznalmara se conservan las paredes y en el último la aljibe; Archite es tierra de labor muy pedregosa y aún se ven pedazos de paredes de las casas.
13º- Lo que más conduce a su honor ilustre es tener por patrona a María Santísima del Rosario que venera en su Santa Imagen en la Iglesia Parroquial, colocada en una decente capilla y la Villa por especial favor dicho en número 1, de hace fiesta lo mismo que el Patrono en el día del Patrocinio. Es el remedio de las aflicciones públicas y particulares de sus vecinos, experimentado con diferentes ocasiones como lo testifican los cazos siguientes. Estando aquí de predicador cuaresmal Fry José Mesa de la Merced de Málaga en el año 38 pasado, año en que no se cogió trigo alguno por falta de agua, acudió este pueblo a su remediadora la Virgen Santísima exponiendo su Santa Imagen al publico culto en un nicho que para semejantes ocasiones tiene hecho fuera del pueblo en el sitio que llaman La Albarrada cercano al pueblo a su oriente, y el último o penúltimo día del novenario fue muchísimo lo que llovió en el término de esta Villa, y no trascendió fuera de él y se cogió bien.
En el año pasado de 66 sucedió, que habiendo determinado llevar dicha Santa Imagen a dicho sitio del nicho también por falta de agua, se encomendó la exhortativa  a Don. José Nieto Corral, beneficiado actual, se puso la Santísima imagen en andas y todo prevenido, se empezó la función de parte de tarde, al tiempo de juntarse la gente en la Iglesia no había nubes, se empezó por el sermón se movió mucho la gente, empezó a entoldarse el Cielo de nubes, empezó a salir la procesión y empezó asimismo a llover, volviese la procesión a recoger por la mucho agua que sobrevino y fue de modo que por entonces no fue menester llevar la Santísima Imagen al nicho, y no trascendió el agua fuera del término.
Lucia Bárbara de la Calle que nació el año 7 de este siglo, estuvo ciega del todo el tiempo de 10 años, siendo menester para salir de su casa la llevasen de la mano; al cabo de ellos se fue el día 15 de diciembre de 1.768 por la tarde a casa de una su hermana llamada Catalina Lobato, mujer de Esteban Chacón a hilar, se le ofreció a la dicha su hermana, a la hora que empezaba ya la noche, cierto negocio, y como estaba la dicha hermana Lucía sola, no atreviéndose a dejarla la custodió de la casa, le dice Bárbara, yo voy a un mandado dejaré la puerta cerrada para si viene alguno que lo sienta usted; fuese y dejó la puerta cerrada, ella entonces sintiéndose sola, dice, que dejó de hilar, se puso el huso en las faldas y las manos una sobre otra en la falda inclinando el cuerpo sobre las rodillas, y que digo estas palabras. “Bendita seáis Virgen Santísima del Rosario que así me tenéis, que si quiera no soy para que me dejen encargada esta casa, bendita seáis; y que lo repitió varias veces; dice que lo decía con mucho afecto, y que el corazón no le cabía en el pecho del fervor con que decía las dichas palabras. Enderezó en cuerpo, prosiguió su tarea a acabar una cortedad del copo que tenía en la rueca que serían como dos hebras, acabó las tomó otro de las que tenía algo de tras de ella a la mano derecha para tomarlo con facilidad, y al pasarlo por delante para ponerlo en la rueca advirtió haberlo visto, y a su mano a la luz del fuego a que estaba ardiendo, turbase, y recapacitada viendo que era cierto que veía comenzó a gritar bendiciendo a la Virgen y así la halló la hermana que había salido, y al entrar esta, como llegó a la puerta a la que lloraba le preguntó porqué, y le respondió porque ya veo y lloro de contenta; le contó cómo había sido el recuperar la vista, y oído por la hermana dieron gracia a la Virgen llorando ambas grande rato; el presente dice que no ve para coser, más que a lo largo ve un cigarrón y que está entendida que por intercesión de la Virgen tiene la vista que necesita para gobernarse.
Conservase por tradición de unos a otros que esta Santa Imagen se hizo para Ubrique y que no hubo fuerzas para pasarla de aquí a dicha Villa.
Esta cuatro Villas, según un traslado sacado del original que está en el archivo del Duque de Marchena, fueron pobladas en los años de 1.501 y 1.502, se poblaron de caballeros y peones, dando a aquellos una caballería de tierra, una aranzada de viñas y una casa, y a los peones media caballería de tierra, media aranzada de viña y parte de casa, y los que quedaron en cada una fueron los siguiente. Población de Villaluenga; esta Villa se empezó a repoblar el 13 de octubre de 1.501 y se acabó en 19 de noviembre de 1.502; quedaron en ella 13 caballeros y 48 peones todos 61.
Grazalema; entonces Zagrazalema, se empezó a poblar en 26 de octubre de 1.501 y se acabó en 16 de diciembre de 1.502, se quedaron 16 caballeros y 59 peones, todos 75.
Benaocaz; empezó su población en 18 de noviembre de 1.501 y se acabó en 5 de junio de 1.502, se quedaron 19 caballeros y 46 peones, todos 65.
Archite; se empezó a poblar el 18 de noviembre de 1.501 y se acabó el 30 de noviembre de 1.502, le quedaron 10 caballeros y 25 peones, todos 35.
Ubrique; entonces Obrique, en 3 de noviembre de 1.501 y se acabó en 3 de diciembre de 1.502, le quedaron 11 caballeros y 23 peones, todos 34.
De los autos antiguos del pleito que siguieron estas Villas con Jerez, sobre términos, consta justificado lo siguiente. Las siete Villas  de la Serranía de Villaluenga, tienen por baluarte y defensa el Castillo de Cardela que ayudado de la gente con que el Sr. D. Rodrigo Ponce de León, Duque de Cádiz sirvió a los Sres. Reyes Católicos en la conquista de Granada, y principalmente al favor de Dios, le ganó a los moros trepando por unas sierras escarpadas, que es el cimiento del Castillo, convirtió en Iglesia su Mezquita, y habiéndolo recobrado los moros llevaron a la principal de Granada por tiempos y despojo de las sagradas basas y ornamentos que sirven para el Culto Divino. Reconquistó el Castillo el mismo Señor Duque, y quedando por sus Altezas estas fortalezas y las Villas que estaban a su abrigo, al cabo de 4 años parece fue el de 1.486 hicieron merced remuneratoria de ellas valeroso Conquistados que las mandó poblar de Cristianos, y por su fallecimiento que se siguió muy cerca de la Merced, la puso en práctica su viuda la serenísima Señora Dña. Beatriz Pacheco, tutora y curadora de la persona y bienes del serenísimo D. Luis Ponce de León, nieto y heredero de D. Rodrigo, y se hizo la población como  va dicho, dejando por entonces los moros de los que algunos quedaron avecindados hasta su expulsión que refiere la historia. En tiempo de ellos, esta Villa hacia de cabecera respecto a las otras, y como tal gobernándose cada una por su alguacil, se juntaban en ella todas siete cuando se ofrecía algún asunto común a todas o algunas de las Villas. Y si en el respectivo gobierno de cada una se ofrecía alguna consulta la hacía el alguacil con los moros más  graves de ella.
La fundación de esta Villa no consta; pero su situación semejante a las de las sierras comárcales, se presume que todas o algunas de ellas fueron fundadas antes de la venida de los Cartagineses, pues su situación en los parajes más fragosos se asemeja a sus antiguas fundaciones.
Las rentas provinciales ascienden a                         19.703 reales
La paja y utensilios no son fijos este año ascienden a  3.898   
        El almotacén                                                             300  
        El aguardiente por el que esta la Villa encabezonada               230 
        Las tres partidas principales se pagan por la Villa de los productos de los montes y tierras y lo mismo  la última. No parece implicación que en la población de esta Villa no se haga mención de que quedaron en ella moros, porque la población fue solo de cristianos, dejando  los moros que ya eran vecinos en sus poblaciones o haciendas, y para que conste donde convenga, protestando he guardado en todo lo dicho la verdad, en cuanto puede la humana fragilidad, doy la presente en dicha Villa de Villaluenga del Rosario a veinte y un día del mes de febrero de mil setecientos setenta y tres años.

        Don. Juan Antonio Moreno- rubricado


Nota: Datos recopilados por Emilio Barea Sellet.-




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada